RVM / NOTICIAS

Comunicado personal del presidente del Consejo de Administración del Rayo Vallecano

25/04/2018 14:47

Dos abogados dieron en el día de ayer difusión pública a la admisión a trámite de una querella, que ellos autorizan con su firma, interpuesta por encargo de “Asociación Accionistas ADRV”.

La querella sirve al objetivo espurio de conseguir, en vía penal, documentación societaria, de Rayo Vallecano de Madrid, S.A.D., a la que no tienen acceso conforme a la legislación mercantil, motivo por el cual se les ha negado en reiteradas ocasiones.

Los presuntos hechos objeto de la querella no son ciertos.

En su “rueda de prensa”, los abogados dicen que faltaban 9,2 millones de euros, que no aparecían, y que finalmente han aparecido.

La realidad es muy sencilla. Rayo Vallecano de Madrid, S.A.D., en cumplimiento de un contrato de depósito, depositó dinero en la Fundación Rayo Vallecano entendiendo que era la fórmula más apropiada para optimizar sus recursos financieros. Al término del contrato, la Fundación Rayo Vallecano ha devuelto ese dinero. Vigente el contrato, Rayo Vallecano de Madrid, S.A.D. ha sido en todo momento dueña del dinero. Tanto la entrega del dinero en depósito, como su devolución al finalizar el contrato, fueron hechas mediante transferencia bancaria.

Es falso que el auditor haya informado que “faltaba”, o que “no aparecía”, ese dinero.

Tampoco es cierta la insinuación de la querella acerca de que el socio de “Rayo Vallecano de Oklahoma City, LLC” fue Raúl Martín Presa. El socio, titular del 65% del capital social fue el Rayo Vallecano de Madrid, S.A.D. El restante 35% perteneció a un socio local estadounidense. Todas las aportaciones de Rayo Vallecano de Madrid, S.A.D. a esa filial fuero hechas mediante transferencia bancaria. Podrá discutirse si la inversión fue, o no, acertada a la vista de que no ha producido el resultado esperado. Pero negar la realidad, y la titularidad, de la inversión, es una ignominia.

Raúl S. Martín Presa se reserva el ejercicio de las acciones judiciales que correspondan como consecuencia de haber sido ofendido, gravemente, por la interposición de la querella y por su difusión pública.

Madrid, 25 de abril de 2018.

Raúl S. Martín Presa